Páginas

domingo, noviembre 04, 2012

Los bólidos de las Táuridas

Observadores del cielo deberán estar atentos a los bólidos en las noches siguientes. Los pronosticadores dicen que la Tierra podría estar dirigiéndose hacia un enjambre de escombros del cometa Encke. Si es así, los meteoroides del tamaño de guijarros y piedras pequeñas que golpean la atmósfera terrestre a 25 km/s producirán una lenta llovizna de brillantes bólidos "volando" desde la constelación de Tauro ‒de allí el nombre de "Táuridas"‒. Se espera que el máximo del despliegue llegue con unas pocas bolas de fuego cada hora durante las noches del 5 al 12 Noviembre.

La Red de cámaras all-sky meteor de la NASA ya está recogiendo algunos bólidos de las Táuridas ‒ "6 la noche pasada y 17 en total desde Halloween", señala Bill Cooke, de la Oficina de Medio Ambiente sobre Meteoroides. Aquí están sus órbitas:


En el diagrama orbital, la ubicación de la Tierra se denota por una marca roja. Las órbitas de los meteoroides (amarillo) aproximadamente coinciden con la del progenitor cometa Encke (naranja), confirmando su asociación con el enjambre de escombros de las Táuridas.

"Lo que siempre me llama la atención de los Táuridas", dice Cooke, "es cuán profundamente penetran en la atmósfera terrestre. Por término medio, lo hacen a una altitud de 44 kilómetros. Esto contrasta con las recientes Oriónidas, que se queman a una altitud promedio de 58 millas (93.34 Km). Parte de esto es debido a la diferencia de velocidad: las Táuridas son lentas (27 km/s), mientras que las Oriónidas son rápidas (66 km/s) Además, muchas Táuridas están hechas de un material más resistente que las Oriónidas".

El 01 de noviembre, Cooke recibió este reporte de un cazador en Tennessee, que estaba cerca del trayecto final de un bólido de las Táuridas, que hizo su caída a 18,5 millas (29.77 Km) de altitud: "En la mañana del 30 de octubre aproximadamente a las 06:00 CDT (Hora central de EE.UU) estaba caminando en un lugar de caza en medio del Refugio Nacional de Vida Silvestre Hatchie. Como estaba de pie, esta brillante luz blanca apareció desde el Norte, iluminando el bosque como la luz del día, arrojando sombras de los árboles, y como ésta pasó por encima de mi cabeza en un par de segundos, las sombras rápidamente cambiaron de dirección. Era tan intenso que lo sentí como un reflector de un helicóptero ‒por encima de la cabeza‒ estaba sobre mí, pero no hubo ruido. Cuando éste desapareció en el cielo del Sur, oí tres explosiones extremadamente fuertes, que yo también percibí igual que el estampido sónico de un avión. Las aves residentes todas comenzaron a alborotarse un minuto después. En mis 62 años de vida en este planeta, y ser testigo de varias lluvias de meteoros ‒algunas muy brillantes‒ te puedo decir que nunca presencié algo como esto. La experiencia no fue totalmente diferente a la observada en el Primer película Encuentros Cercanos del Tercer Tipo cuando el camión del hombre se detuvo en un cruce de ferrocarril y él se vio envuelto en la luz!"

Actualización:

El 02 de noviembre, Salvador Aguirre fotografió un bólido Táurida rayando sobre Hermosillo, México. En el círculo, la bola de fuego era aún más brillante que la cercana Luna:


"Este fue un gran bólido!" dice Aguirre, quien estima que su magnitud astronómica a ser de -18. Esto significa que la bola de fuego fue 100 veces más brillante que la luna llena (magnitud -13). Para capturar la Táurida, utilizó una cámara All Sky Sentinel en préstamo de los Laboratorios Nacionales de Sandia.

Cooke alienta a los observadores del cielo a observar las Táuridas y reportar sus bólidos contados a la NASA utilizando la aplicación Meteor Counter app - ahora disponible para Apple y para los dispositivos Android.


Fuente: SpaceWeather.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.